Seguidores

15 de marzo de 2011

trampa


.
M. mira mi boca entreabierta. Le devuelvo mi vista a sus ojos. No hace falta hablar ante un cielo glorioso y un sol más que apetecible, pero se que le ronda una profunda indignación y algún –montón – de miedo. F. corre a sus brazos para tocar, así, abruptamente lo que tiene casi vedado: La guitarra. M. se ríe y lo besa y lo acaricia y lo vuelve a besar mientras se enmaraña en sus brazos. Detrás de ellos un mundo indescifrable en donde algunos se arman hasta los dientes para vencer en todo, a costa de detonar nuestro hogar. Revuelvo en mi memoria para detener este momento de placidez dentro de otros de intensidad. Los diarios panfletarios agregan o quitan. Quién lo sabe. Los países más poderosos de la tierra corren en auxilio de un amigo nuclear para que no se desbarate algún futuro plan y atan con alambre los rasgos de una inminente tragedia. M. me abraza en silencio y comienza a cantar “…no mires por favor y no prendas la luz, la imagen te desfiguró…” y el silencio se apoderó de nuestros pensamientos. Cae la noche en un barrio de Buenos Aires. El alumbrado se enciende, mientras acá adentro sellamos con pertinaz obstinación la delicia de los deseos, de la ternura y de los cuentos de había una vez.
.
Música: Patricio Rey y Los Redonditos de Ricota - "JiJiJi"
.


35 comentarios:

Moscón dijo...

Los momentos son tiempo x registro sobre recuerdo clavado.
Pero la ecuación se esfuma al recrearla,solo es posible sentirla en ese pedazo universal del enigma que empieza con nuestros recuerdos y nunca termina mientras vivamos caminando los archivos que vendrán.

HUMO dijo...

Yo también quiero esos cuentos, esos de final feliz, pero descubrí que son muy cínicos porque nunca sucede en la vida real.


Cleo, que bien esribes. Te debía varias visitas y casi casi me puse a punto :)


besos!

=) HUMO

vientos de cambio dijo...

por momentos creo que el desbarate nuclear es parte del plan

Curiyú dijo...

Que ningún tsunami, ningúna bomba, desbarate el mundo particular. Es un deseo...

Rob K dijo...

Hasta en las peores tragedias hay quien mantiene viva la esperanza, quien lucha, quien arriesga su vida para salvar a otros. Y quien conforta al que sufre.

cleopatra dijo...

Querido Moscón: Toda ecuación se desvanece ante la respiración instantánea de lo que podemos imaginar.

Beso

damian dijo...

Leí tu relato una vez: se vive como si uno estuviera ahí mismo y fuera uno de los protagonistas. Me fui, volví y lo leí de vuelta. Había algo, como un eco. En seguida me acordé de un cuento zen que, como no pude volver a encontrarlo, tengo que ponerlo con mis palabras:
Dos monjes bajaron del monasterio al pueblo en busca de discípulos. Fueron a la plaza, donde muchos chicos estaban jugando, y a cada uno le hicieron la misma pregunta:
"¿Qué harías si supieras que el mundo se va a acabar en una hora?"
Unos dijeron que irían corriendo a sus casas; otros, a abrazar a sus padres; otros, que correrían sin parar; otros se pusieron a llorar de pensarlo.
Quedaban sólo dos chicos jugando en la plaza, y les repitieron la pregunta. Los chicos interrumpieron su juego, se miraron, y les dijeron: ¿Una hora? ¡Seguiríamos jugando!

cleopatra dijo...

HUMO: Antes que nada, gracias por pasar, hace muuuuchoooo que no sabía de vos y me alegra enormemente.

¿Los cuentos? No hablo de esos que son cínicos, sólo pretendo que alguien nos cuente que nada va a pasarnos...no se, quizás prefiero, en este momento, mentirme y que me mientan.

Beso enorme (es que esta realidad excede lo cotidiano)

cleopatra dijo...

Vientos...Todo desbarate masivo siempre es motivo de algún plan.

Te beso

cleopatra dijo...

Curiyú, cumpa...ese es mi deseo...igualito al tuyo.

Muchos besos a un excelente escribidor y hombre.

(¡Se te quiere, se te quiere!)

cleopatra dijo...

Querido Rob: Claro que es así. En algún punto todos hemos vivido tragedias personales y seguimos.

Pero ¿Qué hacemos con la espera de la misma? ¿Qué podemos hilvanar lógicamente? ¿Qué nos puede aliviar?

(Esa incertidumbre, esa cruel incertidumbre...golpea)

Beso, TQM

cleopatra dijo...

Damián amigo...¿Éste relato se vive como si estuvieras allí? Es que es así: Todos estamos en ese relato y eso es lo más triste, que nos una la posible destrucción imbatible.

Gracias (y muchas) por el cuento zen...entonces, sigamos jugando.

Un enorme beso

Horacio dijo...

Rodearse de lo que uno ama puede ser el mejor antídoto ante el malhumor del mundo y nuestra obstinación por querer (inútilmente) dominarlo.

Beso grande

Yoni Bigud dijo...

Un día no vamos a poder escapar, ni siquiera con nuestros pequeños mundos particulares.

Un saludo.

cleopatra dijo...

Querido Horacio...eso es lo que hacemos todos ¿no? unirnos y estar cerca, pero no creo que sea la medida correcta para terminar con la devastación del planeta, ahora con las miles y miles de plantas nucleares que nos están hablando de algo y después callarán para que hablen otras desolaciones...

(Siento que el reloj se puso en marcha...)

Beso enorme para vos

cleopatra dijo...

Yoni...lamentablemente, estoy de acuerdo con vos.

Mua

Relevo dijo...

Leí el relato y lo tuve que releer, me trajo al Mito de la Caverna, pero pareciéndome algo irónico y más bien sin provecho la idea de “tomar distancia (o encerrarse)” ante la posibilidad de ver el “final de los tiempos” con los propios ojos.

cleopatra dijo...

Hola Relevo! ¿No es la "Alegoría de la Caverna" de Platón?

Y sí, puede ser, todos ustedes completan y hasta son más claros que yo en sus apreciaciones(y eso lo agradezco notablemente), pero creo que el mundo sensible y el inteligible (en este momento, en este instante), están unidos. No hay ningún sol que enceguezca a nadie.

Es más, me atrevo a decir que todos vamos a enceguecernos cuando veamos el final de los tiempos.

Y sin caverna de por medio...

Te beso y ¡gracias por pasar!

Relevo dijo...

Así es, es de Platón. Y es una alegoría en realidad (pero muchos la conocen más que nada por “mito” por eso puse así).

Tu frase, en futuro “... todos vamos a enceguecernos cuando veamos el final de los tiempos” te da la razón y confirma ceguera ante este actual evento. (y no soy para nada amarillista)

cleopatra dijo...

Relevo...Creo que -además de ser muy inteligente tu comentario- puede llegar a ser acertado.

Pero mi frase, en futuro "todos vamos a enceguecernos cuando veamos el final de los tiempos", sí confirma que no podemos analizar eventos no palpables, ni antropológica, ni ontológica ni epistemológicamente (a lo sumo acercarnos un poquito y de a ratos) hasta que lo sean empíricamente.

Y mucho menos, la comprensión del mundo de las Ideas: El conocimiento, siempre está en presente porque de lo que está por venir, sólo vemos sombras de lo real y así eternamente.

No se, el valor de la Idea del Bien, es demasiado teológico para una atea como yo.

Gracias por buscar el fondo del debate y espero que así sigamos.

Te beso y otra vez, gracias

Relevo dijo...

Jejeje, lo que sucede es que se está demostrando de forma empírica, por eso puse que no soy amarillista. Pero igual sería muy largo explicar aquí el porqué. De toda forma no tiene tanto que ver con el tema nuclear, sino más bien con un contexto económico global de guerra de divisas entre otras cosas....

Beso, ya cierro que me voy a ir por las ramas :) un tema largo....

cleopatra dijo...

Relevo, me extraña...lo empírico no es amarillista... no creo que sea amarillista el percibir ( si querés llamalos "efectos")con los sentidos y el intelecto per se. ¡¡¡Soy existencialista!!!

Me gusta eso del contexto global, de los mercados y de la grave injerencia que tienen los gobiernos ante ellos. Hay mucho para hablar y cambiar opiniones, pero está bien, como buena anfitriona, acepto que cierres el debate ;)jejeje

Beso y gracias otra vez

Relevo dijo...

Claro, no es amarillista el percibir. Pero si puede ser amarillista el decirlo, cosa que hice en un comentario cuando puse:

“Tu frase, en futuro ...todos vamos a enceguecernos cuando veamos el final de los tiempos te da la razón y confirma ceguera ante este actual evento. (y no soy para nada amarillista)”

La parte “actual evento” puede sonar apocalíptica –now- con tintes sensacionalistas, por eso aclaré que el hecho de publicarlo en un comentario no debería sonar amarillista, ya que tengo pruebas empíricas sobre esto que digo. Como bien decís “lo empírico no es amarillista” por eso insistí en aclararlo, para dejarlo fuera de discusión.

Espero que se entienda.

:)

Ahora sí.... a no ser que de no se entienda.

cleopatra dijo...

Siempre sostuve que hablando -o escribiendo, en este caso- la gente se entiende sobre todo cuando hay interés claro de entenderse para poder llegar a algún lugar (si es que hay algún lugar)

¿Ves Relevo? Todo mi introito, es al sólo efecto de decirte que se te entendió perfectamente.

Bacho

Felis Nasal dijo...

Me hiciste acordar tanto al Eternauta de Osterheld...

Pasa con esta realidad que Japón no es el único país que tiene sus bases nucleares más que peligrosas. Ellos, los tan adelantados científicamente, hoy son el peligro mundial por no poder controlar esto. ¿Qué pasaría si este desastre pasaría en cualquier otro país en que un pequeño terremoto -la mitad del que sufrió Japón- destruyera centrales nucleares y nadie pudiera hacer nada al respecto? No debemos irnos tan lejos...

Retomo a la historieta de Oesterheld: "La mente humana es absurda..."

Besos

cleopatra dijo...

La pucha Felis... tenés razón y con tu comentario me percaté de la similitud de mi humilde relato con El Eternauta, y me sorprende como la extraordinaria historieta de Oesterheld, haya ficcionado -en otro ámbito y ante otros horrores- una explosión en el Pacífico para referirse a la más temible de nuestras dictaduras.

Y sí que lo que decís es cierto...estamos a merced de los sorprendentes gurúes del Imperio y de sus indolencias.

Estoy más que halagada por el nivel de mis amigos que dicen mucho más que mis propias palabras.

Te beso y te abrazo. TQM

Etienne dijo...

La perspectiva de cómo se ve y se mira el mundo se puede distorsionar por la megalomanía de ciertos personajes, creyendo que pueden dominar a la naturaleza, creyendo que son dueños de lo que no les pertenece.
El caos se veía venir y la culpa no es del terremoto ni del tsunami. El alambre se volverá a soltar, y cada vez será peor.
Me enderezo y brindo a tu suerte.

Te sigo!!

cleopatra dijo...

Etienne...Creo que todos estamos contestes en que el terremoto y el tsunami son producto de la naturaleza, que sí tiene un orden, una lógica, pero como no la comprendemos, la obviamos.

Y claro que los poderosos que creen que pueden con todo, sólo nos pueden prometer mucho más caos con las bases nucleares, con la invasión de territorios, con bombardeos y miles de acciones en donde demuestran que la vida ajena, no vale nada.

(Yo también brindo a tu suerte y a la de todos)

Gracias por tu comentario, por tu blog y por estar presente.

Nos seguimos leyendo.

Te beso

gustavo dijo...

Cleopatra, un relato muy bien logrado, me gustó mucho. Describes la fragilidad y precariedad de toda nuestra cotidianeidad ante los desastres naturales o de los otros. Abrazo.

cleopatra dijo...

Gustavo, gracias y agreguemos también -ahora- la invasión del territorio aéreo de Libia para su exterminio total, por parte de los genocidas y dueños del mundo...

Besos para vos.

efa dijo...

Me gusta que haya dos secuencias en paralelo; y la guitarra siempre es pagadora, muy acertado!
Detalle, pertinaz y obstinación son sinónimos literales, en general el calificativo aporta una cualidad distinta.
En fin, parafraseándote, te beso

cleopatra dijo...

Efa...ya se que "pertinaz" y "Obstinación" son sinónimos. Sólo quise darle más fuerza, para que no quepan dudas...(Muchas veces en mis palabras hay vocablos paralelos)

Y sí...la guitarra y su música nos revelan mundos más acogedores.

Te beso tu te beso...y así, hasta el infinito.

La Conchuda dijo...

Estuve leyéndote, muy buen blog y me encantan tus imágenes... Me daré una vuelta más seguido.

Besito

cleopatra dijo...

Gracias Conchuda...seguro que paso a verte y comentarte.

Un abrazo!

Diego dijo...

Cada día nos morimos más. Me gustó mucho este texto.
Salud!