Seguidores

9 de abril de 2011

inocente


.

Enmarañado en su cotidianeidad. Lleva dentro de sus manos la fuente de toda inspiración quitada a los dioses y hace malabarismos dentro de sonidos y silencios. Es irrefutable su inmensa ternura. Son placenteros sus acentos de combate vital, ese tan cercano que roza el corazón. Vibran sus cuerdas de deseos como un violín, como una breve pero intensa sinfonía. Erdosain lo inspira vaya a saber dónde.

 
* “Puede ser que no aprendí a elegir en que planeta termine parado…”


Enmarañado ante el almizcle de soledades. Ese es su presente. Lo acompaña siempre una cola de cometa que irradia lo corto de toda noche y juega a las sombras cuando desaparecen. Su irreverencia ante lo injusto, esquina en cada vértice y en cada giro, como una danza sin crear, sin haber sido inventada.


* “Una señal que amplifica universos no muere en la resignación…”

 
Desbrozado. Ese será su destino, su posta, su designio.

.

 
* “Hielo dentro” – A. M.

Música: “Afiches – Goyeneche”

18 comentarios:

Moscón dijo...

Nunca voy a comprar justicia.
La ucronía de la ética no me lo impide,pero delante de las Musas queda feo.
¿Acaso viste a alguien doblar la esquina?¿Y cuanta fuerza hizo para doblarla?
No conozco ni un doblador,porque las esquinas nacieron dobladas.
Pero a no desesperarse,pueden ser enderezadas,cuando la justicia no es eclipsada por la ley es el momento de cosechar certezas.
Solamente hay que estar atentos.

Etienne dijo...

La maraña de la cotidianeidad obnubila muchas veces las buenas intenciones de los transeuntes, banaliza sus combates y les saca la gloria de sus logros.
Pero qué importa si en definitiva no es mi vecino quien juzgará mis acciones.
La ciega ira de este planeta (o mejor dicho de quienes lo pisotean) se convierte de repente en fuerza sin control, amplificados sus efectos por la cantidad de eco generado.
Pero no les importa machucar la cara del vecino.
Y todos nos seguimos creyendo inocentes.

Dany dijo...

Siempre fue mi ilusión desbrozarme de algunos pesos. Ahora es mi destino. Un beso.

Mundo Aquilante dijo...

Muy bueno... como siempre.

Abrazos desde mundo Aquilante!

Curiyú dijo...

Ese tema cantado por Goyeneche me causa un temblor. Sospecho que anda, desolada por las calles de Buenos Aires.

cleopatra dijo...

Moscón...Y es así como lo decís, pero no creo que se trate de comprar justicia ni de ninguna reconstrucción lógica, ya que -más allá de que quede feo- las musas nos hacen posible lo imposible.

Quizás este asunto de desbrozar tenga que ver conmigo unicamente.

Un enorme abrazo.

cleopatra dijo...

Etienne...la inocencia de la que hablo solamente está referida en el título, por eso de Los Siete Locos y por lo de La Era del Monstruo Inocente.

(Ya sabía yo que esta entrada es muy críptica, y más por ese capricho mío de utilizar una sola palabra siempre en el título...de allí elegí "Inocente")

Sólo aclaro que he querido ser más clara, más diáfana, pero no he podido.

Te abrazo desde la certeza de que nadie es inocente.

Nunca.

cleopatra dijo...

Dany...que ese destino de desbrozarte, sea elegido.

(Es muy triste dejar el peso que llevamos en senderos no queridos)

Te beso

cleopatra dijo...

¡Gracias Mundix!

Un enorme abrazo cumpa!

cleopatra dijo...

Curi/Curi...ese tango a mí también me provoca sensaciones hemorrágicas de dolor y quizás sea cierto que ando desolada por este Buenos Aires y aún no me haya dado cuenta.

Beso y abrazo enormesssss

gustavo dijo...

A decir verdad, tu texto me superó. Es como dices críptico, aunque es cierto que refleja, según mi subjetividad, el estrato de tristeza que veía Erdosain sobre la ciudad. Fuerte abrazo.

Pablo dijo...

UN CORDIAL SALUDO
y

HASTA PRONTO!!!!!!

Juanma dijo...

Hermoso, Cleo, muy bien escrito.
La canción, pues es una pincelada magistral.
Beso.

Rob K dijo...

Hables de quien hables, me gustaron mucho la intensidad y la poesía de ese texto. Deja con ganas de más...

Besos.

Syd dijo...

El almizcle de las soledades suele ser el mas penetrante, el mas dificil de quitar y de olvidar tambien, porque vaya que es complicado corregir el rumbo cuando vimos que no ibamos bien.

Pero ey, al menos no nos estrellamos hasta no poder corregir.


Un besote guapa!

Horacio dijo...

Quizás a veces es necesario alejarnos de la cotidianidad para escucharnos un poco, huir de lo diario, de aquello que nos oprime y dejarnos llevar por el silencio, para escucharnos un poco nosotros, qué queremos decir y sentir en realidad.

Beso grande, gracias por dejar abierto el blog un poco más.

Felis Nasal dijo...

¿Por dónde andará Cleopatra?

VINO MORAIS - ARTISTA PLASTICO dijo...

Muito bom voltar aqui e rever teu mundo...Beijos