Seguidores

23 de septiembre de 2011

decir

.

Dije que iba a volver cuando cambie mi foto del portaretrato. Dije también que tu sombra perdura en esa cama, que tu ternura aún anda a hurtadillas y que el agua para el te está justa en su graduación. Dije también que me acompañó un frío inigualable, afuera, no por dentro y dije también que los trayectos son definitivos fuera de la distancia. También dije que aquí, en mi interior, la suavidad de mi sentimiento se asemeja a cualquier solo de violín. Dije que te llamaría a cambio de tu llamado. Miro por la ventana. Afuera se muestra hediondo y acá la paz subyace cualquier artificio. Alguien duerme cerquita, desplomado de risas, cantos y descubrimientos. Todavía añoro tu brazo sobre mi hombro como una enredadera. Dije que habría posible perennidad y asentiste. Me siento a pensar todo lo que no supe expresar. Abro la ventana y una flor arrebata mi aroma a mujer amada.
.
(..)

8 comentarios:

Dany dijo...

A todos nos gustaría haber dicho algo que no dijimos. Y viceversa. Un beso.

Horacio Beascochea dijo...

No sé si vale la pena pensar en lo que no pudimos expresar, sí recordar aquello que te llenó de dicha, quizás, escuchando ese solo de violín...

Beso

El Joven llamado Cuervo dijo...

Llevarte para que me lleves.

Patricia dijo...

precioso

Diego Sagardía dijo...

El pasado es inmodificable. Para eso están las letras y, después, las oraciones. Luego, los textos. Cuando terminás de escribir arranca el futuro.
Saludos.

Etienne dijo...

Somos permanentes buscadores de palabras inolvidables hasta que lo que dijimos se nos vuelve en contra; entonces nos convertimos en huidizos seres que no toleran escuchar sus propias palabras.
Es todo artificial, las palabras también.
Pero es el tiempo lo que las hace así, ya que en su momento encerraron la verdad más absoluta de nuestro universo.

Yoni Bigud dijo...

Creo que cada uno dice lo que puede y como puede. Solo que a veces no es suficiente y es mejor extrañar.

Un saludo.

Mundo Aquilante dijo...

bellísimo, simplemente...

Abrazos desde Mundo Aquilante