Seguidores

28 de enero de 2009

des milliers de kilomètres

.
Estoy en París. Hace frío. Una pc para tres en un departamento en plena ciudad. Tecleo con guantes -esos que no me gustan- por las bajas temperaturas, mientras de fondo estoy escuchando esta banda y trato de leer algo de lo que no se. Deberé estudiar desde el 2 de Febrero que se inician las cursadas. No me quejo de nada de lo que me toca en suerte, pero son dos meses de un enorme entrenamiento cerebral y en francés, la mayor de las veces. Debo pensar en francés, pensar siempre en francés y muy poco en español.
.
Debo pensar y eso ya mucho.
.
Son - aproximadamente- las cuatro de la madrugada del jueves 29 de Enero. Cuatro horas más. Le dejo el enlace de esta banda y este tema que suena de fondo para compartir.
Ah y este texto, en dos idiomas.
.
.
Je suis à Paris. Il fait froid. Une pc pour trois dans un département dans la ville. Touches avec des gants -ces qui ne m'aime- par les basses températures, alors de fonds je suis écoutant cette bande et traitement de lire quelque chose de ne pas. Je devrai étudier depuis le 2 Février qui s'ouvrent les adressées. Je n'ai pas de rien de ce que je jouant de sort, mais sont deux mois, d'un énorme entraînement cérébrale et en français, la plus grande des parfois.
Je dois penser en français, penser toujours en français et permis un peu de l'espagnol.
.
Je dois penser et cela déjà beaucoup.
.
Sont - environ- des quatre moins quatrième de l'aube du jeudi 29 Janvier. Quatre heures plus. Je vous quitte la liaison de cette bande et cette point qui sonne de fonds pour partager.
Ah et ce texte, dans deux langues
.
.

2 comentarios:

jimarino dijo...

París siempre ha sido la ciudad más bonita del mundo a mis ojos. Fue primero una ciudad literaria, llena de mitos. Luego, cuando fui por primera vez, me decepcionó, aún pensaba encontrarme a Henry Miller y Anïs Nin en Montmartre, a Albert Camus y a Simon haciendo manitas en Sant germain de Prés, a Picasso por Clichy, a Fizgerald llorando la lcoura de Zelda al lado de Les Invalides. Recuerdo que fue extraño. Le prometí a un hermosa bailarina que iría con ella en 1989, pero nunca más volví a verla, y entonces, al pisar aquellas calles bajo la lluvia cinco años después, me sentí culpable, como si le debiera algo a esa antigua promesa. Ahora, casualidades de la vida, conozco Paris como mi propia ciudad. Supongo que desear es alcanzar alguna vez, como si el karma fuera cierto en verdad. Me hubiera encantado cogerte de la mano al caer la medianoche y haberte llevado a algunos lugares milagrosos que me enseñaron. Hace seis mese que no voy y la echo de menos, como a una amante que nos dejó algo imborrable y a la vez la sensación de que no se pudo más, de que no podíamos llegar más lejos (Deseo y pasión versus amor).
Me hace feliz saberte por allí.
Un abrazo muy fuerte...

Κλεοπάτρα dijo...

Bellísimo tu post...siempre me conmovés y sin artilugios, seriamente.

Siento que París es un mundo dentro de otro. Estoy masticando sus aromas, el diálogo con otros.

Me atraviesa su bohemia...

Siempre estuve enamorada de su idioma y hoy, que es mi mayor herramienta para subsistir y sentirme una más, lo amo más.

Todo, todo por más terrible que parezca, reluce al son de sus días y noches. Duermo muy poco, no quiero perderme nada. Me llaman por mi nombre desde afuera y no hay nadie.

(Creo que esta ciudad está romanceando conmigo. Me dí cuenta y lo sabe la muy jactanciosa)

Por lo menos voy a estar todo Febrero y Marzo aquí...quizás me quede un tiempo más, para partir a Praga. La vuelta a mis tierras lleva el nombre del mes de Julio.

(¿La primavera se engalanará para mi?)

Y estás cerca, sería una pena no conocernos: una argentina, un español y esta ciudad.

Un beso enorme y, como siempre, gracias.