Seguidores

2 de mayo de 2010

chiste

.
Me pregunto si podré volver a sonreír. Toda mi vida tuve una risa sumamente estridente que se disparaba ante el menor chiste. Nunca pude contener una carcajada frente a una situación que me resultara graciosa o simplemente anormal. Recuerdo el velorio de mi tía Elvira. Juan se acercó y me dijo, con tono grave:- ¿Qué hubiera pasado si la tía se hubiese parado en una pata?- ¿Qué?- dije yo extrañadísima- El pato se hubiera quedado viudo. Las lágrimas corrían por mis mejillas y mi boca emitía un sonido entrecortado que no se si puede llamársele risa. Me acerqué al cajón intentando sofocar mi risa con la visión de aquel cadáver yerto acostado en ese enorme féretro de roble. Era realmente gorda. Juan se acercó sigilosamente y me susurró al oído:- ¿Sabés que dicen que un tipo organizó una expedición para buscar el ombligo de la tía y nunca más volvió? Nuestra vieja no nos habló en un mes. Estaba ofendidísima por lo que habíamos hecho en el velorio de su hermana. Me acuerdo que me estaba retando por el escándalo que había hecho al reírme tanto, mientras Juan me decía:- Tiene razón negra, ¡no viste la cara que puso la tía!, estaba enojadísima Y la vieja nos echó de la cochería, o como le decía Juan, "El salón de la gran fiesta". Parece mentira que el homenajeado hoy seas vos hermano. Me levanto y voy hasta el cajón. Al lado del de la tía es un escarbadiente. Juan siempre fue muy flaco. Él decía que era por tanta actividad física, y las sonrisas de sus novias lo confirmaban. Siempre estaba contento, hasta en este momento, pálido y acostado en el jonca, una sonrisa le cubría el rostro. Si se ponía serio era por algo muy importante, como las charlas de política, o porque te estaba por hacer una joda. Me acuerdo que lo único que lo hacía embroncarse era que lo cargaran con su forma de cantar. Juan cantaba pésimo, su voz era excesivamente grave y desafinaba un montón. Pero le encantaba. Me acuerdo que siempre cantaba la misma canción. Dibujaba una sonrisa entre melancólica y ridículamente seductora y canturreaba chick to chick de Sinatra. Mientras su voz resuena en mis oídos levanto la vista y me cruzo con un espejo. Tengo una gran sonrisa. Me alejo del cajón silbando la melodía que juguetea en mi cabeza y me voy hacia el rincón donde está mi hijo. Le voy a contar el chiste del pato.
.

34 comentarios:

Fede dijo...

¡Que bello!

Una cosa... leía la descripción que hiciste de Juan y me reflejaba. Hasta en lo de cantar me sucede lo mismo!

De no ser ficción lamento mucho esa pérdida.. Creo que es importante el tipo de recuerdo que guardas: Una sonrisa inmortal.

Un beso!

Felis Nasal dijo...

Como dijo Mafalda: no sé si uno llega la vida para adelante o ella te llega por delante. No está mal tomársela con un poco de humor, aunque se nota una gran dosis de tristeza. Un beso

Felis Nasal dijo...

O me dura el alcohol de anoche o no sé dónde pongo los dedos. Quise poner "lleva" no "llega"

Rob K dijo...

La tuya es una muy entrañable manera de contar esa profunda pena. Y es maravilloso que recordemos a alguien especialmente por su sonrisa, porque así nos va a seguir alegrando siempre.

Ernesto Ugarte dijo...

Buena historia, me gustó. Quizá agregaría algunos puntos, que actualmente no están, pero más allá de esos detalles, el texto es muy bueno.
Gracias por formar parte de quienes siguen mis escritos. Un placer.
A la espera de nuevas entregas, Ernesto.

julián dijo...

Es una manera linda de sacar la muerte del lugar en que la pusieron los occidentales. La seriedad, el llanto, vestirse de negro...
Entre risas y el humor limpio se despide a la gente que se quiere. Un abrazo y cuidese

Mundo Aquilante dijo...

glup (trague saliva)
Genial el texto, genial.

Saludos desde Mundo Aquilante!

Gregorio Kolbe dijo...

Siempre me resulta dificultoso comentar. Quizá por mi miedo a que lo poco original de mis palabras haga del comentario algo tedioso en su redundancia. Quizá porque temo pasar por un simple adulador si soy sincero.
Pero me ha encantado esta entrada y no puedo decir mucho más. Admiré con cierto dejo de envidia tu sensibilidad y asimilación de lo (comúnmente) penoso.

Sonríe y te habrás multiplicado.

Un enorme beso

Edgardo dijo...

En primer lugar lo siento mucho, me hubiera gustado saber de tu hermano en otra condiciones, pero, el destino quiso que sea de esta manera (espero me cuentes más de el en otra ocasión menos triste). Para no ser menos y porque me parece que no hay mejor forma de “recordar”, “homenajear” o “velar” a alguien que no sea de esta manera, sonriendo, viviendo, sintiendo cosas positivas.

En segundo lugar, pese a todo, a uno le cuesta deglutir siempre algunas muertes (pensar que hay tanto hdp que no se muere, como yerba mala, y se arraiga a la vida y nos jode todo el tiempo), porque son personas que nos hacen siempre mucho bien, nos acompaña, nos contiene, nos enseña, nos ayuda, nos provocan sonrisas, ideas y miles de sentimientos (como Juan a vos) y se hace difícil aceptar el hecho más real, más ineludible de la vida, que es justamente la muerte. Que pena me da… por eso sonrío ahora releyendo lo que hicieron en el “velorio” de tu tía y me río imaginando cuando se lo contaste a tu hijo… sonrió a modo de respeto, a modo de pésame, y porque quiero ser parte de la escena y del chiste en este triste entierro.

Espero puedas pronto asimilar el dolor, no dejes de sonreír, no dejes de recordarlo.

Te dejo un beso enorme. Cualquier cosa que necesites o puedas necesitar podes contar conmigo.

HologramaBlanco

Eduardo Alvarado dijo...

Querida Cecilia, recuerdo el texto... lo leí en tus "Voluptuosos Interiores", verdad?

En el 2008...

Me hizo sonreir, y también me provocó mucha tristeza.

Hoy, como entonces.

Un fuerte abrazo, mi amiga.

Xim dijo...

Muy buen relato, opino igual que otros, hay que tomarse la muerte con alegría, por eso siempre pienso en aquella escena de la película "Sueños" de Akira Kurosawa, en la que un funeral se transforma en una hermosa fiesta con un colorido desfile y música y niños y baile y flores, así debe ser el último viaje...

Besotes guapetona

Xim

Antonio Misas dijo...

Me gusta mucho como cuentas esta historia, o tu manera de contar todas las historias. Me gusta que lo escribas reflejando vuestra manera de hablar y de expresaros, me encanta con hablais, como os expresais... Juan debía de ser un tipo estupendo, divertido, con esa manera de ser que reflejas. No se por qué, me he puesto a pensar en Eduardo Blanco, o si, porque soy un enamorado del cine Argentino también. No se, de cualquier manera, me gusta tu manera de escribir tan auténtica y comprometida.
Ah, he estado viendo parte del montaje de video que aparece arriba y me he quedado acojonado, reflexivo, convencido de que hay que tomar la verdad como ley...

Besos y abrazos

hoka hey dijo...

... y el chiste del pato se extendió mas allá de los horizontes divisados, el alma de Juan rozo la fibra sensible de much=s a través de las palabras de su hermana, y ese hermano fué también un poco hermano de otr=s.

Sabiduría grande esa que consigue sacar sonrisas hasta de los momentos dolorosos.

Lo siento amiga, ánimo, salud y un fuerte abrazo.

carlos guerrero dijo...

Me gustó, y mucho.

Un beso

caminante dijo...

Excelente forma de narrar.
Te mantiene pegado a la historia hasta la última palabra.

Tengo que leerte más despacio para aprender.

Un beso

Yoni Bigud dijo...

Muy bueno. Yo creo que el humor no es un pecado en esos momentos, pero no todo el mundo lo entiende así.

Un saludo.

Tony dijo...

Dicen que morirse es como un gran orgasmo, jeje, eso lo leí una vez, así que si se le pone gracia, ya es la monda.
Un abrazo.

Trovator dijo...

Las sonrisas a veces se pierden por ahí, dentro de nosotros. De todas maneras, están esperando el momento correcto, a veces inapropiado jejeje, para salir.

A sonreir se dijo!!

Un abrazo!

cleopatra dijo...

Fede:
No es ficción. Es real y sucedió hace casi seis y no se llamaba Juan. Este cuento lo pude escribir muchísimo después. Un beso gigante para vos.

Felis:
Una tragedia así nadie puede tomársela con humor, pero es lo que hay...Besote

Rob:
Sí, es eso, tratar de contar una infinita pena de la manera menos trágica, aunque lo es y seguirá siéndolo. Te abrazo.

Ernesto:
Gracias por pasar y leer y dejar tus señas.

Julián:
No creas que es tan fácil, pero tratamos de que podamos recordarlo con la gracia y la alegría con la que vivió...igual hay abismos. Te beso.

Mundo:
Gracias siempre por ser tan poco solemne. Eso es para mí una beatificación. Abrazo.

cleopatra dijo...

Gregorio:
Siempre pasá y decí lo que deseés, (yo a veces tengo un dejo de envidia con la manera en que te movés en el mundo de las palabras.) Gracias y un terrible beso.

Edgardo:
Uf tus palabras...esa sensación de que hay tanto hdp que sigue vivo, la tengo a flor de piel. No creas que todo es tan fácil...sólo que creí, después de mucho tiempo, que debía escribirle...quizás a modo de homenaje. Un beso

Eduardo: Millones de gracias. TQM

Xim:
Esa película es increíble, ojalá pudieramos aprender a festejar, pero no, no se puede...aprendimos otras pautas culturales y se hace muy difícil de remontar. Beso guapetón!

Antonio:
A mí me sucede con ustedes...esas cadencias al hablar, al escribir...gracias por tus palabras ¿Estuviste viendo "Zeitgeist"? ¿Viste cómo nos mienten? Abrazo

cleopatra dijo...

hoka:
Ya se que lo sentís y te lo agradezco...enorme abrazo entre los dos.

Carlos:
Gracias, un beso para vos.

Caminante:
Gracias por tus adjetivaciones.Un beso para vos.

Yoni:
Antes de escribir ésto, pasaron varios años y he llorado y he estado triste y sigo llorando y sigo estando triste. Un abrazo.

Tony:
Ojalá supieramos qué es morirse. Ojalá nos enseñaran más sobre nuestro óbito y el de los demás...pero no sucede. Ojalá que sea así como lo pensás. Abrazo

Trovator:
A veces las risas se pierden dentro nuestro, a veces nuestras lágrimas. Un beso

HUMO dijo...

Siempre existen oportunidades, la vida es una rueda.Estamos up y estamos down, pero seguimos girando y vale la pena!

me encanan tus relatos, mucho!

Besos!

=) HUMO

Rubén Darío Carrero dijo...

Envuelto en su sonrisa, dejó ese sonido fuera de la memoria para que nos acostumbremos a la muerte.
Yo creo que si reimos de la muerte conqueguiremos la permanencia, la inmortalidad.
La vida no es muy seria en sus cosas.

Tu hijo se va a reir mucho.

عمَر dijo...

precioso texto...
un bello envoltorio para hablar de la muerte, esa gran desconocida... una linda manera de enfrentarse a ella...
con valentía y humor... la fuerza de una madre coraje por encima del dolor de una hermana desgarrada...
tienes un talento excepcional para hacer sentir al q te lee los escalofríos de las palabras q hilas con una maestría de impresión...
besitos de un pato viudo

Maloperobueno dijo...

Saludos

A mi me gustan mucho los chistes en los velorios. De hecho el humor es humor y vale mas cuando se genera en situaciones o lugares donde esta mal visto reirse.
Hay una cuestion pacata y de moral que roza con lo ridiculo, como que a uno le piden que se ubique cuando nunca dejamos de pisar la tierra(aunque el pato....)

Saludos

Maloperobueno dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Jesucristo te ama.

cleopatra dijo...

Humo:

Sí, ya se que siempre existen oportunidades, es esa rueda que nos coloca de cualquier manera en la vida, y así es como debemos acostumbrarnos.

Aunque siempre hay fuerzas irrefrenables para estar bien.

Gracias por tus palabras.

Un abrazo para vos!

cleopatra dijo...

Ruben Darío:

Y si que hay que quedarse con esa sonrisa porque es allí en donde la muerte es vencida..o no.

No se, batallamos para que la vida sea placentera sin saber que nada tenemos y que nada somos.

(Mi existencialismo me quita cualquier manera de obnubilarme)

Un beso enorme. Tu blog es increíble.

cleopatra dijo...

Jac:

Es una manera de desmistificarla, eso es así...es una manera de no temerle, pero reconozco que por más que busquemos una forma de que no nos preocupe, nos preocupa y es la gran originaria de nuestras angustias.

Nuestra finitud nos desespera.

Gracias por tus palabras, como siempre.

Te beso

cleopatra dijo...

Maloperobueno:

Te entiendo, los que me conocen siempre me castigan por mi oscuro humor negro.

Me gusta reírme de todo lo que los miedosos huyen y más me gusta reirme en sus caras.

Pero la muerte nos da escalofríos, tarde o temprano.

¡No te ubiques nunca en las normas de los imbéciles!

Abrazo y gracias por pasar.

cleopatra dijo...

Anónimo:

jajaja a mí jesucristo no me ama, porque no existe, ni él ni su papi dios y veo que vos tampoco estás muy convencido que digamos porque no te identificaste con algún nombre.

¿Te recomiendo algo? Leé el libro "Rey Jesús" de Robert Graves y después -si tenés ganas- hablamos.

Besito

federic dijo...

se me puso la piel de gallina, pero tambien me sacaste una linda sonrisita.

un beso che

cleopatra dijo...

(f)