Seguidores

10 de mayo de 2010

lumbre

.
Nadie podrá siquiera salvarme un poco de esta endiablada forma de pensarte, de traerte siempre a través de los recuerdos. Así, detenidos, acalorados, afiebrados, llenos de matices iguales a la paleta de un pintor. Me observo a través de algún cristal que pasa sin detenerse y no se cuánto de mi es tan ideal como corpóreo. Sueño mundos no tan hostiles, me venzo con canciones que hablan de amores, sublimo las entrañas y la extrañeza. Me hundo mientras me descalzo, me acaricio mientras te busco. Hay albores que recrudecen los duelos, pero te encuentro en cada anochecer en que me recitás estas y otras tantas palabras en derredor de lo inmaterial. No hay lugares sin formas preconcebidas y sin las luces de tu mirada. Te bautizo felino de otros tiempos que me trajo el viento para ronronear en mi afiebrada conciencia. No declino los derechos de que seas lo que sos, ni de que yo pueda reparar lo que aún duele en mi corazón. Miro mis pies y observo las raíces del tiempo, del incisivo lapso que me recrea, que te recrea, que nos volatiliza hacia alguna creación que traspase los lienzos de la mortalidad, como cuando creo mirar los ojos que no pueden apañar tu languidez.
.

35 comentarios:

Manolo Jiménez dijo...

Pero ¿realmente quieres que alguien te salve?

No me parece.

Abrazos.

Anónimo dijo...

Precioso y profundo. Muy lindo, como tú.

Patricia

Yoni Bigud dijo...

Muy bueno. Hay formas y formas de pensar en el otro. El límite de la sanidad está en nuestra capacidad de tolerancia.

Un saludo.

Rob K dijo...

¿Qué o quién te habrá inspirado estas intensas, "afiebradas", hondas imágenes? Hermoso, de todas formas.

incal dijo...

Este apasionado texto demuestra una vez más que por tus venas corre sangre y no agua mineral.
Hacia tiempo que no pasaba por aqui.
Me quedare un buen rato poniendome al día leyendo los post anteriores.

Un beso montevideano.

Luis

Eduardo Alvarado dijo...

Querida Cecilia, magnífico... así son tus textos, llenos de matices iguales a la paleta de un pintor!

Como geniales pinturas de todos los géneros y estilos, y siempre tan personales, tan lúcidos, tan auténticos, tan humanos, tan de verdad!

Un fuerte abrazo, mi amiga.

Anónimo dijo...

"...alguna creación que traspase los lienzos de la mortalidad...", la fórmula de Adan Buenosayres para la inmortalidad era el pensamiento, que guardaba la rosa tal como la percibiera en ese único y preciso instante. Mucho has heredado de aquel poeta y filósofo de Maipú que muchos pretenden condenarlo al olvido, pero eso no existe verdad?
besos
chamarritero

hoka hey dijo...

uff, mucha fuerza. Sin duda no puede haber otra motivación para escribir de ese modo que una pasión imborrable, tan latente como real.

Un abrazo.

julián dijo...

Vena y encuentro, la letra en la sangre. Muy bueno muujer, siga con esa fuerza:
"Te bautizo felino de otros tiempos que me trajo el viento para ronronear en mi afiebrada conciencia"

Ernesto Ugarte dijo...

Gau... muy pero muy bueno. Le leí una vez, pero también lo releí dos veces: requiere concentración. Es como un torbellino de pensamientos y emociones candentes.
Cuidate.

cleopatra dijo...

Manolo:

No se si quiero que alguien me salve...creo que estoy condenada hace rato.

Un enorme beso...de esos que duelen por dulces.

cleopatra dijo...

Gracias Patrix.

Mua

cleopatra dijo...

Yoni:

Tenés razón con lo de la sanidad y el límite de tolerancia, pero también la supuesta salud mental de occidente se ve reflejada en la posibilidad de aceptar, sin muchas vueltas, los cambios...acomodarse...seguir.

Te beso

cleopatra dijo...

Rob:

Mejor que preguntes por "quiénes"...todos los que han pasado por mis días me han enriquecido siempre, hasta en alguna honda pena.

Es que mi vida, Rob, es afiebrada siempre...

Beso re cariñoso para vos

cleopatra dijo...

Incal:

Gracias por pasar, después de tenerme olvidadísima. Me gusta que husmées.

¿Y sabés algo? Una vez, una única persona me dijo que nada para mí era intrascendente, que todo tenía la misma pulsión, esa pasión que destruye algunas veces...

Pero sólo algunas.

Abrazo enorme a mi Montevideo querido y a vos.

cleopatra dijo...

Eduardo:

A mí me une con vos la pasión de existir...esa que otros destrozan yendo y volviendo sin mirar, sin amar...

Vos, amigo queridísimo, escribís con tus paletas, me emocionas, me hacés vibrar.

(Los caminos nos juntaron y eso me hace muy feliz)

Te adoro, te beso, te abrazo y te sonrío.

cleopatra dijo...

Creo Chamarritero que lucho palmo a palmo contra el olvido...pero no el grande, el inefable, el que nos marca...sino esos olvidos nacidos de los detalles pequeños, de las miradas cómplices, de las ternuras necesitadas que siempre se arrumban, tarde o temprano.

(A veces ni la forma de mirar se recuerda...)

Pero sí...más que a Adán Buenosayres, recuerdo a Marechal que lo creó, que le dio vida después de la muerte.

(Pero a veces pensar duele...)

Beso

cleopatra dijo...

Hoka:

Sí, una pasión...

Gracias siempre por tu compañía.

Te beso

cleopatra dijo...

Uh Julián, muchas gracias...tus palabras para mí, son muy significantes.

Super beso

cleopatra dijo...

Ernesto:

¿Y si te digo que fue una vorágine de la que no pude parar y que nada modifiqué...me creerías?

Sí...lo que dijiste vos: un torbellino de pensamientos y emociones.

(Y siempre candentes...siempre)

Gracias por tus palabras, vos, pluma afilada.

Abrazo gi gan te

jordim dijo...

Escribes muy bien, sigue dandole duro.

cleopatra dijo...

Uh, gracias Jordim...

Paso a visitarte cuanto antes...

Un beso

DANIEL dijo...

Cleo, muy hermoso. Pregunto loque preguntan otros q dejaron su comentario, quien es el que te saca esas palabras? Beso

H. Chinaski dijo...

Un bello poema de amor en prosa.
Tus palabras han tenido que hacer feliz a la persona a la que van dirigidas.

Un saludo y buen fin de semana

H. Chinaski

PD: Desole

Gregorio Kolbe dijo...

Ya lo has dicho tú: "una increíble manera de amar... imposible no amarte, imposible que diga adiós después de tu adiós".
Y es la memoria tan sólo un medio de un artífice mayor.
Quizá no haya despedidas, después de todo. Quizá sólo existan silencios cómplices de aquella compañía.

Un abrazo enorme

ADELFA MARTIN dijo...

Escribimos como somos, y cuando los sentimientos son intensos, inevitablemente salen todas esas palabras fuertes, a veces duras otras desesperadas, con las que tratamos de aliviar el alma

hermoso

abrazos

cleopatra dijo...

Daniel:

Estas palabras me las saca lo vivido, todos los amores que siempre convergen en uno solo.

Agradezco tu compañía.

Un abrazo para tu alma...

Mundo Aquilante dijo...

Muy fuerte y claro.

Saludos desde Mundo Aquilante!

cleopatra dijo...

Chinaski:

¿Hay invariablemente una sola persona a la que puedan estar dirigidas...?

Sí...pero en este caso no es así. Están dirigidas a todos los que puedan sentirse identificados con el desgarro y la eterna ilusión de amar...de necesitar...de pensar...de creer que se nos va parte de la vida ante un adiós.

O ante un encuentro...

Gracias por pasar, tu blog me encanta.

Te beso, un muy buen fin de semana para vos (F)

cleopatra dijo...

Gregorio:

Es la memoria, es el honor a nuestros propios sentimientos, a lo que queda de nosotros en los demás y a lo que han alojado en nosotros.

Siempre los recuerdos son cómplices de un mejor mundo que no acaba en el adiós...

Te beso, magnífico poeta.

cleopatra dijo...

¡Adelfa!

Qué bueno que hayas pasado.

Estoy de acuerdo con vos...vamos siendo, catárquicamente, el resultado de las penas más que de las felicidades.

Siempre paso por tu casa y me encanta leerte.

Un abrazo

cleopatra dijo...

Mundito:

Otro placer que pases por aquí. Los desgarros son eso que siempre nos espejan de la misma manera.

Un abrazo cumpa.

mujerdeole dijo...

Para salvarse hay que meterse en las profundidades, en las de uno mismo, llegar hasta ahí y desde esa noche salir hacia la luz.
hermoso texto.
Y aguante el Cervecero, ahora sí de regreso al fútbol grande, otra vez.

Un abrazo

cleopatra dijo...

Mujer:

Y sí, es como vos decís...hay que tocar fondo para que haya más fortaleza, pero también más contacto con lo oscuro...no es fácil de ninguna manera el lugar en que nos toque pararnos a vivir.

Y con respecto al cervecero, la alegría nuestra es increíble...siempre fuimos unos pobres sufrientes y el equipo, ay qué desastre.

Vivo hace casi un año en Capital, en el barrio de San Telmo con mi pareja y mi hijo que ahora va a cumplir seis meses, pero cuando me preguntan donde vivo, mecánicamente digo que en Quilmes.

Es que Quilmes soy yo.

Gracias por pasar.

mujerdeole dijo...

Cleo, no sabes cómo te entiendo, a mí me pasa algo muy parecido. yo soy de La Boca, del globo por edipo, pero me crié hasta los veintipico en ese barrio del sur. Ahora que vivo más al norte cuando pienso en un trayecto por la ciudad, en llegar a algun lado, en un bondi o taxi, lo que sea lo pienso desde el sur.

Un abrazo a vos, al pequeño cervecerito, y aguante Quilmes.