Seguidores

17 de julio de 2010

matrimonio entre gente rara

Lo escrito abajo, lo he leído con una tremenda fascinación en el blog de mi amigo Nahuel, y estas claridades meridianas nunca deben dejar de leerse, una y otra vez...miles de veces, para que nos afiancemos mucho más, aún, en que el camino que recorremos, es por cierto, el más humano: el de todos.
.
"Estoy completamente a favor de permitir el matrimonio entre católicos. Me parece una injusticia y un error tratar de impedírselo. El catolicismo no es una enfermedad. Los católicos, pese a que a muchos no les gusten o les parezcan extraños, son personas normales y deben poseer los mismos derechos que los demás, como si fueran, por ejemplo, informáticos u homosexuales. Soy consciente de que muchos comportamientos y rasgos de carácter de las personas católicas, como su actitud casi enfermiza hacia el sexo, pueden parecernos extraños a los demás. Sé que incluso, a veces, podrían esgrimirse argumentos de salubridad pública, como su peligroso y deliberado rechazo a los preservativos. Sé también que muchas de sus costumbres, como la exhibición pública de imágenes de torturados, pueden incomodar a algunos. Pero esto, además de ser más una imagen mediática que una realidad, no es razón para impedirles el ejercicio del matrimonio. Algunos podrían argumentar que un matrimonio entre católicos no es un matrimonio real, porque para ellos es un ritual y un precepto religioso ante su dios, en lugar de una unión entre dos personas. También, dado que los hijos fuera del matrimonio están gravemente condenados por la Iglesia, algunos podrían considerar que permitir que los católicos se casen incrementará el número de matrimonios por “el qué dirán” o por la simple búsqueda de sexo (prohibido por su religión fuera del matrimonio), incrementando con ello la violencia en el hogar y las familias desestructuradas. Pero hay que recordar que esto no es algo que ocurra sólo en las familias católicas y que, dado que no podemos meternos en la cabeza de los demás, no debemos juzgar sus motivaciones. Por otro lado, el decir que eso no es matrimonio y que debería ser llamado de otra forma no es más que una manera un tanto ruin de desviar el debate a cuestiones semánticas que no vienen al caso: aunque sea entre católicos, un matrimonio es un matrimonio, y una familia es una familia. Y con esta alusión a la familia paso a otro tema candente sobre el que mi opinión, espero, no resulte demasiado radical: también estoy a favor de permitir que los católicos adopten hijos. Algunos se escandalizarán ante una afirmación de este tipo. Es probable que alguno responda con exclamaciones del tipo “¿Católicos adoptando hijos? ¡Esos niños podrían hacerse católicos!”. Veo ese tipo de críticas y respondo: si bien es cierto que los hijos de católicos tienen mucha mayor probabilidad de convertirse a su vez en católicos (al contrario que, por ejemplo, ocurre en la informática o la homosexualidad), ya he argumentado antes que los católicos son personas como los demás. Pese a las opiniones de algunos y a los indicios, no hay pruebas evidentes de que unos padres católicos estén peor preparados para educar a un hijo, ni de que el ambiente religiosamente sesgado de un hogar católico sea una influencia negativa para el niño. Además, los tribunales de adopción juzgan cada caso individualmente, y es precisamente su labor determinar la idoneidad de los padres. En definitiva, y pese a las opiniones de algunos sectores, creo que debería permitírseles también a los católicos tanto el matrimonio como la adopción. Exactamente igual que a los informáticos y a los homosexuales" .
Este apoyo al matrimonio entre católicos circula por Internet y gana adhesiones que se cuentan de a cientos.

23 comentarios:

Felis Nasal dijo...

Muy bueno

Xim dijo...

Ja, ja, ja, ja, ja, me he reído mucho, pues yo también voto para que tengan derecho a casarse, pero "entre ellos", que no ensucien con sus interminables fobias al resto de personas que lo único que pretendemos es sobrevivir en éste complejo y complicado mundo que nos ha tocado vivir...

beXotes

Xim

Mundo Aquilante dijo...

Genial! más claro echále agua.

Saludos!

Alejandro Laurenza dijo...

Excelente! Sólo queda aplaudir, :-).

Un saludo,
Alejandro.

julián dijo...

Real que se gana. Muy bueno! que los parío con los católicos.
un abrazo y muy bueno el texto de su amigo Nahuel, que adelanta , adelanta; Y "mañana es mejor"

Felis Nasal dijo...

http://monofassanelli.blogspot.com/2010/07/los-vencidos.html

cleopatra dijo...

Felis x 2:

Me gusta que te haya gustado y mucho más, el haber dejado ese enlace que te dejó otro blogger en tu otro blog.

¿Me enredé no?

Beso y abrazo

cleopatra dijo...

Xim:

Y sí...huyo despavorídamente cuando noto que hay aires de agua bendita.

Costó mucho el matrimonio igualitario, acá, en Argentina y precisamente por la curia y los chupasirios de siempre.

Pero no importa. Estoy contenta :)

Beso enorme guaaapooooo

cleopatra dijo...

Mundito:

;)

cleopatra dijo...

Ale:

Gracias

cleopatra dijo...

Julián...

Eso es lo que me representa este logro: Que mañana será mejor.

Morocho: Un enorme beso para vos.

:)

La Loca Y El Flaco dijo...

el polvo espanta
http://lalocayelflaco.blogspot.com/

cleopatra dijo...

La loca y el flaco:

Espanta la vida muchas veces.

Y otras, la muerte...el polvo, en definitiva se puede quitar.

hoka hey dijo...

muy bueno.

Un gusto verte de nuevo en activo, y minando de mordacidad estos espacios de pensares y sentires compartidos.

leeré tus nuevas entradas para ponerme al día.

Un abrazo

cleopatra dijo...

Hoka:

El placer de que pases por mi espacio, es mío...absolutamente mío.

Te abrazo

Gregorio Kolbe dijo...

Había visto este texto rondando en otros puntos de internet. Realmente excelente. Gracias por acercarnos al blog de su autor.

Un enorme beso, Cleopatra, y de los más sinceros que me quedan. Realmente me alegra pasar por aquí y leerte nuevamente.

cleopatra dijo...

Gregorio:

No es de Nahuel la autoría, sólo que lo subió y -mediante permiso previo- me pareció muy valioso traerlo a mi rincón.

Y eso hice.

(Gracias por tu más sincero beso. Yo adoro tu blog, tu poesía y tu encanto, y lanzo al aire el más profundo de mis abrazos)

AGUSTIN dijo...

Es que son tan raros!!! Yo vengo de un hogar católico, y por suerte, me mandaron a un colegio católico (de monjas!) Allí aprendí a que hay que temerle a dios, portarse bien no por amor, sino por temor. A sentirme culpable, incluso, por todo lo que no hice. A confesarle mis confusiones a una persona que no tiene familia, ni debe -o debería?- tener sexo, porque hace votos de... castidad!!!
No sé si estoy tan de acuerdo con vos, de permitir el casamiento entre católicos (estoy siendo muy intolerante?)

Rob K dijo...

Sí, puede resultar muy cómodo pertenecer a una mayoría dominante (como lo ha sido la iglesia católica en estas tierras), es grande la tentación de asociar número con razón. Buena ironía la del texto.

Besos.

cleopatra dijo...

Agustín:

Y qué se yo, ser intolerante con los intolerantes, me parece que es una buena opción.

Gracias por pasarrrrr :)

Te beso

cleopatra dijo...

Rob:

Para mí siempre la razón suele estar entre las minorías.

Beso

Fede dijo...

Muy bueno!!! Ya lo había leído...Y es excelente!!!

Pfff!!! Cuanto tiempo sin pasear por estos lugares!! Un placer... Como siempre, buenos textos combinados con un gusto musical excelente!!!

Besos Cleo!!

Gamar dijo...

Muy, pero muy buen texto. A veces me digo ¿como no se me ocurrió a mi? Es una de esa veces.
Gracias por hacérmelo conocer.
Beso