Seguidores

21 de agosto de 2010

somos

.
A veces no llega la inspiración. El otro lado del cristal recibe nuestra mirada vacía. Nuestra existencia tiene de común algún desánimo, alguna pobre esperanza, y, lo repetido de nuestros días, lo vaticinado, lo que siempre transitamos. Canturreo alguna canción que me es familiar, no por lo bonita sino por lo banal. Dicen “cuarto creciente” y miro la luna; murmuran “llegó el amanecer” y me alineo con el horizonte de fuego. Todo está preconcebido, todo matemáticamente repetido. Bello, pero no singular. Muchas cosas empujan desde atrás y nos anestesiamos. Quiero que nuestra manera de ver sea límpida, sin desvelos pero sin sorpresas. No es fácil, ni lineal. Serpentea siempre como la hierba crecida con el viento, la idea de dejar lo más pulido para volvernos tan salvajes que podamos ironizar y vernos sin ilusionarnos sobre nosotros, sobre nuestras ideas y nuestra materia. Somos esto que respira; somos lo que nadie ve de nosotros; somos lo que ignoramos; somos lo opuesto a lo que decimos. Creemos que somos testigos del Tiempo, sabiendo hasta el hartazgo que él, no existe sin nosotros, que somos los años acumulados, las necedades constantes, las mentiras de lo que no podemos hacer, la lágrima que aún no rodó. Y en el mientras tanto, sembramos vergüenzas que no recordamos. Nuestro rostro es el dibujo del espanto, aunque a veces riamos, aunque instintivamente nos queramos con una locura imperecedera, aunque nos desencontremos, aunque seamos amigos de todos los olvidos.
.
Música: Manu Chao-"Hoyo"
.

30 comentarios:

Xim dijo...

Me parece interesante cuando la gente no se siente inspirada y se autoobligan a estarlo, al final van tirando de las musas y algo sale, me quedo con estas fantásticas sentencias:

"Somos lo que nadie ve de nosotros; somos lo que ignoramos; somos lo opuesto a lo que decimos".

Muy cierto...

beXo

X

Suso dijo...

Un texto gennial, la verdad que sirve para reflexionar un poco, para decir lo que no pensamos y no decir lo que pensamos...
muchos besos

Juanma dijo...

Al fin y al cabo somos animalitos.
Me encantó el texto, brillante.
Seguiré visitándote, como siempre.

Rob K dijo...

Cleo, tus textos condensan vidas y no dejan respiro. Pero seguro estoy de que vos no vas por ahí sembrando vergüenzas que no recordás, así como seguro estoy de que el dibujo de tu rostro es, debe ser, el opuesto al espanto.

Mundo Aquilante dijo...

"Somos esto que respira; somos lo que nadie ve de nosotros" Guau, me encantó el texto, me caló hondo che...
Somos esto qeu respira! buscando razones...

Saludos desde Mundo Aquilante!

hoka hey dijo...

Precioso!!!. De verdad que me encanta como escribes (y lo que escribes..), por qué no te planteas escribir un libro?, tienes muchísimo que derramar en el mundo a ttravés de tus escritos.

Somos lo que decimos y lo que callamos, equilibrio desequibrado entre razón, instinto, autoengaños, pasiones, automatismos, locura, polvo, espanto... y tantas cosas más. Embutid=s en ciclos inevitables donde lidiamos con un caos donde tratamos de aportar un orden circunstancial e igualmente pasajero, seducid=s y seductor=s en lo constante de lo que queremos escaparnos y en lo efímero a lo que tratamos de aferrarnos. Somos... lo que paradogicamente somos.

Encantado una vez más de pasarme por tu casa.

Un besazo compi.

caly dijo...

Gracias por permitirnos leerte y compartir tus escritos.
Un gran abrazo!!

Patricia dijo...

Las musas más afortunadas son las que están en los grandes corazones, como el tuy Cleopatra.

Un placer leerte!!!

JUAN JES dijo...

De acuerdo contigo, CLEOPATRA, la dosis de realidad que soporta el espíritu, no es mucha.

Gregorio Kolbe dijo...

Habré de volcarme hacia la tierra, buscando lo más elemental de mi instinto.

Un enorme beso, Cleopatra.

PS: no recuerdo si lo he dicho, pero es siempre un placer y un honor leer los comentarios que me acercas. Te agradezco por ello.

Carlos dijo...

El tiempo, un dios inquietante e inquieto, que nunca para. el tiempo, al que tan sólo podemos darle tiempo para que el tiempo nos de....
me gustó lo que por aquí voy leyendo (saludos desde este lado delo mar...)

cleopatra dijo...

Xim...nunca te olvides que de mí, no hay mucho de cierto cuando escribo.

Soy, simplemente, para vos, una creación de la web.

Un enorme beso, ¡guapo!

cleopatra dijo...

Suso...¿Sabés?

Quizás sea mejor no reflexionar tanto.

(Es encantador vivir)

Un enorme abrazo

cleopatra dijo...

Juanma...Y claro que somos animalitos y de los peores, me parece.

¡Cómo me gustó la planta virtual! jajaj

Beso caballero

cleopatra dijo...

Rob...vos me decís estas cosas, porque sos un encanto.

Pero creo que nadie se salva de algún rostro espantado y de algunas vergüenzas...sólo que las recuerdo.

Te beso

cleopatra dijo...

Gracias Mundo por pasar.

¡Saludos desde Polvo y Espanto!

cleopatra dijo...

Hoka...tus palabras me resultan maravillosas, porque somos todo eso que describís y más de una vez olvidamos.

Creemos que estamos en la cresta de la creación, y sólo somos instrumentos de la nada, que vacila, que duda, que miente, que engaña.

Y te cuento un secreto: Ya tengo en imprenta un futuro libro de cuentos...sorpresa sería la mía que lo compraran ja ja ja.

Después te cuento lo que suceda.

Se te quiere mucho. ¡Besotes cumpa!

cleopatra dijo...

Caly, las gracias te las doy yo por pasar, leer y comentar.

Un beso

cleopatra dijo...

Patrix...gracias. Entonces esas musas están a tu lado...con vos.

Bexos

cleopatra dijo...

Juan Jes...es exacto lo que decís.

No tenemos el mínimo coraje de enfrentarnos con nuestro real espejo.

Gracias por pasar. Va beso

cleopatra dijo...

Greg...Entonces somos dos.

Y estoy segura que tus instintos no son para nada diferentes a los míos.

(Unas tenues coincidencias, porfiadas, repetidas, gloriosas, hay entre vos y yo...)

P.D.: El placer de hundirme entre tus letras es mío. Sos extraordinario.

Te re beso

cleopatra dijo...

Carlos...sí, el maldito tiempo que se nos escurre...

Me encantó tu blog.

Gracias por dejar tus huellas.

Abrazo

MOVISI dijo...

El tiempo, con imàgenes que salen y otras que ya estaban, que abren las ventanas a las necesidades y a los sueños, el tiempo, dentro de la obra que protagonizamos, acorralando momentos...

Reflexivo texto, un gusto pasar por tus letras.

Un abrazo.

Alma Mateos Taborda dijo...

Un lujo leerte! Cuántas reflexiones inapelables y categóricas. Genial, magnífico texto, sin desperdicios. ¡Felicitaciones! Un abrazo.

cleopatra dijo...

Movisi...estamos atados al tiempo que aprisiona...bueno sería que pudiéramos nadar como peces o volar, volar, volar.

Muchas gracias por tu comentario.

Un abrazo

cleopatra dijo...

Alma...uh! gracias por lo que decís, pero a veces me gustaría no ser tan inapelable.

(Me he perdido muchas cosas)

Un abrazo

Yoni Bigud dijo...

Somos lo que somos, y el tiempo no existe sin nosotros. Me quedo con esa imagen.

Un saludo.

hoka hey dijo...

Aupa esse libro de cuentos!!!.

Vaticino que sabrán apreciarlo las privilegiadas manos que lo estrechen. ESpero que en la Córdoba española también se pueda catar.

Nuevos besos y feliz edición.

cleopatra dijo...

Yoni...estoy totalmente de acuerdo.

Un abrazo

cleopatra dijo...

Hoka...gracias. Veremos qué pasa.

Un enorme abrazo a vos...