Seguidores

12 de septiembre de 2010

lazos

Pintura: Albert Cruells
.
Delia estaba sentada en la punta de la silla y sus codos apoyados en el borde la mesa. Él estaba oblicuamente sentado en otra silla, en la otra punta, con la que se hamacaba. Sabía Horacio que esa mujer estaba a punto de vociferar por puro aburrimiento y él tenía que tragarse, como siempre, los insultos más feroces, agudos y altisonantes, sin razones. - ¿Salís con esa putita de la esquina, no?, dijo Delia clavándole el primer aguijón. -No, contestó Horacio. - ¡No me mienta más!, gritó, mientras daba un puñetazo sobre la mesa. -Te dije que no y vos sabés que si pudiera lo haría. Las miradas contaban sus pasados en donde se dejaba entrever las tristezas unívocas e intransferibles de los dos. Afuera el viento zumbaba como un río y se desgranaban las horas del martirio. - No tolero más que me descuides, ya no. Y es por eso que te exijo que me ames. Yo necesito tu amor y no un día, sino todos. Desaparecés y ¿ves? Lo hacés a propósito para que yo termine gritándote y odiándote desde el fondo de mi corazón. Quisiera saber que hice que no te gustó, para poder defenderme de tu ingratitud, pero como sos un monstruo, no vas a articular ninguna palabra por soberbia y ¡dejá de mirame así!. - ¿Cómo te miro?, preguntó Horacio. - Así, con los ojos vacíos, dijo Delia. -Ah, contestó Horacio, ni idea tengo de cómo te observo. - Callate un poco si vas a seguir diciendo boludeces. - Bueno. -No puedo vivir así, ya me cansé de amarte, así que antes de que me abandones, te echo yo. Llevate tus cosas y andate a la mierda. Horacio se levantó de la silla, fue hacia el dormitorio y comenzó a llenar su bolso con algunas pertenencias mientras Delia lo seguía como gata en celo. - ¿Sabés qué? Por mí podés morirte que no derramaré una sola lágrima. Él se encaminó hacia el pasillo, abrió la puerta mientras Delia lo puteaba a más no poder. Sabía que todo estaba acabado y no le molestaba. Cruzó el dintel de la puerta y puso sus pies en la acera. Seguían más gritos. La cerró rápidamente, no sea cosa de que Delia se arrepienta al instante. Ganó la calle y dobló en la esquina. Allí, fuera de ese encierro, comprendió que su madre al fin le había otorgado la libertad.
.

52 comentarios:

Mel Blanc dijo...

Definitivamente, genial. Tal como lo habías previsto, hasta la última frase había interpretado que era un predecible final de pareja. En realidad era el profesor Skinner! Muy bueno. Besos!

Ceci dijo...

Buenísimo!!!!

Un poco la historia del complejo de edipo desde otra perspectiva???jeje ya superó Horacio su complejo?jeje


Yo también creia que era una pareja al principio,me encantó.

عمَر dijo...

crónica de una muerte anunciada... o más bien de una ruptura... auq después de todo supongan el mismo duelo...

cruelmente realista y dulcemente poético...

Oscuro dijo...

Es un muy buen giro! impresionante, muy bueno!

H. Chinaski dijo...

Muy bien llevado, Cleopatra
Te felicito
Intenso, corto y con la dosis justa de evidencia que te deja con cara de idiota al terminar de leer

Besos

Airdish number dijo...

Ojito Ceci que no hay nada de superado en el Edipo de este muchacho. El hecho de que hasta último renglón hayamos imaginado una pareja es prueba de ello. Obviamente la madre esta peor que él, pero esa pasividad es un poco escaparle al conflicto.

Xim dijo...

Ja, ja, ja, ja, ja, me ha gustado eso que dice Mel de que se trataba del profesor Skinner, muy bueno....

beXotes guapa

X

Epístola Gutierrez dijo...

Ay, ayyy, resultó más fuerte todavía de lo que venía sintiendo desde el principio.
Excelente!!
Un beso.

Ale dijo...

Jajajajaja, lo del profesor Skinner sin duda se lleva los premios.

Igual creo que esta historia es transfrerible a taaaaantas. Pero bueno, tratemos de no esperar a que nos suelten la correa, tenemos manos para desatarla antes.

cleopatra dijo...

jajaj Mel, me hiciste reír mucho.

Beso

cleopatra dijo...

Ceci...no se cual de los dos está más enfermo...

Abrazo

cleopatra dijo...

Gracias Jac, aunque hay muchos casos en que no se anuncian ni mueren.

Beso!

cleopatra dijo...

Oscuro, gracias y beso

cleopatra dijo...

Chinasky...lo que sucede es que en estas relaciones incestuosas, creo que la evidencia nos deja a todos con la boca abierta.

Pero no por idiotas...

Te beso. ¡Amo tu blog!

cleopatra dijo...

Airdish...ninguno se ha despegado de esa relación.

Ella lo manifiesta y él no.

Muchas gracias por pasar.

Beso y abrazo

cleopatra dijo...

Xim...¡¡¡me gusta mucho que te diviertas!!!

Bexote

cleopatra dijo...

Gracias Epístola.

Muaaa

cleopatra dijo...

Ale...shhh, Mel trabaja para mí en los tiempos libres!!!

(Las peores correas no son las visibles)

Beso

caly dijo...

No dejas de sorprenderme con tu escrito, es sutil e inteligente.
Pero lo que mas rescato es que por un instante pude parar mi mundo y quedar atrapado entre tus palabras.
Gracias por permitirnos leerte!!

Mundo Aquilante dijo...

Ufff, qué denso el asunto. pero existen este tipo de historias... Cada vez más creo que las estructuras de relaciones son las que tapan al amor. Matándolo, achicandolo a una mala palabra.

Saludos desde Mundo Aquilante!

cleopatra dijo...

Caly...siempre te agradezco tus consideraciones.

Un enorme beso

cleopatra dijo...

Exacto Mundix...las estructuras, la manera en que se usan rótulos para denominar las relaciones, son muy enfermas, por lo menos en estos tiempos que corren.

Trato, en mi vida, de no usar esas estructuras y darle para adelante día a día...pero hay muchos que así no se la bancan.

Y estas historias hasta se han convertido en pan de cada día.

¡Un gran abrazo!

Ah...aclaro acá que momentáneamente, estoy moderando los coments...pero siempre vos y todos los demás, son re bienvenidos.

caminante dijo...

Inquietante y magnífico relato.
Un abrazo

Ceci dijo...

AIRDISH, imagino, lo mio fue una pregunta cargada de ironia ;)

CLEOPATRA: Ambos, da igual quién esté más o menos, lo importante aqui es que la historia es excepcional!

Ceci dijo...

Por cierto,el primer día que escucho la música de tu blog, ¡me encanta!

cleopatra dijo...

Gracias Caminante...te debo la visita hace mucho:(

Hoy sin falta, paso a verte.

Un enorme beso

cleopatra dijo...

Ceci...entendí perfectamente lo que dijiste y gracias por ser tan amable.

Un beso

cleopatra dijo...

Ceci....siiii, amo a Manu Chao y cada entrada mía tiene un tema diferente.

Otro beso

gustavo dijo...

Ante una historia tan bien lograda. Donde se mantiene el misterio y se devela en la última línea. Debemos ser económicos de palabras : Excelente. Abrazo

Yoni Bigud dijo...

Muy buen final. Un giro simple e inesperado.

Supongo que Horacio tendrá bien ganada su libertad.

Un saludo.

cleopatra dijo...

Gracias Gustavo.

Un placer tu presencia.

Te beso

cleopatra dijo...

Yoni...¿Te parece que Horacio es ajeno a esta enferma relación?

Yo creo que no.

Beso

Rob K dijo...

...mmm, el tipo ya se cree libre y sospecho que la madre en realidad no lo ha soltado, sólo le dio un poco de soga...

(Y a todos los elogios precedentes, te pido que agregues el mío, me encantó.)

Te saludo.

federic dijo...

pero muy bueno, excelente.
Como fue? escribiste el relato ya sabiendo el final o se te dio vuelta un personaje sobre la marcha.
un beso señorita
uno de los que mas me gustaron de su amplia coleccion de letras.

cleopatra dijo...

Rob...creo que el tipo este vuelve a los brazos de su madre.

¿Acaso se puede cambiar algo que fomentó?

Te beso

cleopatra dijo...

Mi mimado federic... ¡Muy buena pregunta! Creo que fueron las dos cosas. La idea rondaba hace mucho, pero el final fue el origen para escribirlo.

Gracias por pasar y a propósito, tu última entrada es fantástica.

Te beso

Horacio dijo...

Bravo. Buen relato, me sorprendiste con el final, pensé que era una de las tantas relaciones de pareja que terminan para el diablo (muy bien contada, por cierto, pero no que era la madre). Excelente el giro del final, me robaste una sonrisa.

Beso

hoka hey dijo...

Siento redundar hasta ser pedante pero es que me encanta como escribes, eres una gran escritora y debes saberlo, por favor sigue explotando ese potencial para regocijo de est=s perplej=s seguidor=s que nos regocijamos con cada una de tus avanzadillas creativas. Son auténticas proezas las que llevas a cabo en las extructuras de tus textos, "hundes el cuchillo en el momento justo", mucha fuerza!!!


Un besazo artista!!!

Juanma dijo...

Cleo: ¿sabés qué? Estoy de acuerdo con eso de que muchas no saben apreciar el talento de otra mujer. Sos una talentosa, el texto anterior ha sido brillante, éste también me gustó.
Te sigo.

cleopatra dijo...

Horacio...si te robé una sonrisa, ya es suficiente para mí...

Te beso

cleopatra dijo...

Mil gracias Hoka...

No sabés lo bien que hacen tus palabras en un mundo a veces un poco inhóspito...

Te beso y te abrazo amigo.

cleopatra dijo...

Gracias Juanma...gracias por tus adjetivaciones, pero me parece que nos seguimos hace rato.

Vos estás entre mis amigos:)

Beso y abrazoteee

girlontape dijo...

cleooo.... juanma dejó super lindo comment sobre de vos en girlontape... manu chao forever :) besos

cleopatra dijo...

Gracias Steff...te dejé un comment en tu blog requete sumamente merecido.

Un abrazo, diosa.

Avanti Manu Chaooooo (Y)

Adriano dijo...

menos mal que madre hay una sola. vamos Horacio, que hallar la libertad es menos peor que dar con un miguelito descalzo. sds cleo!

La condesa sangrienta dijo...

ja!
me recordó en sentido inverso a la Pieza en forma de tango (Tango op. 11) de Les Luthiers.
Muy bueno.

cleopatra dijo...

Ufff Adriano, ¡ya es una terrible desgracia tener una madre!

Te beso

cleopatra dijo...

Cierto Condesa, ja, ni siquiera lo había pensado.

Abrazo

Patricia dijo...

Muy visceral y real como la vida misma. Aunque detecto cierto complejo de Edipo...!!!

julián dijo...

Y la madre de Borges estanndo una vida con él: "no, no critiques a Madre, ella me lee por las noches"... lo llevaré a la escuela para ver si piensan el edipo... existe o no existe ene estos tiempos. Un beso y abrazo compañera!

cleopatra (sin ganas de loguearse) dijo...

Si Patrix...puro edipo consagrado y brutal.

Beso enorme!!!

cleopatra tmb sin ganas de loguearse dijo...

Julián...las madres somos un mal siempre, por buena que seamos.

Y el Edipo, creo que sigue existiendo y seguirá...

¿Qué mujer no busca la incondicionalidad de su hijo? Por suerte, no siempre lo logra.

Te beso morochio