Seguidores

7 de enero de 2011

incipiente

.

Suele bajarse de la cuna de la misma manera que los cowboys del lejano oeste se apeaban del caballo, y viene sigilosamente a mi cuarto, al lado de mi cama. Apoya su mano derecha en mi mejilla y me acaricia fuerte para que me despierte. Me da un beso con la boca abierta y pasa su lengua por mi rostro e instintivamente lo beso dormida y lo acuesto en el medio de la cama. Me mira con sus ojos inspiradores de todas las ternuras del mundo y voy a calentarle la mamadera, mientras le acaricia la espalda a su padre y lo llama insistentemente para que se despierte, hasta que lo logra y es allí donde se sonríe cuando escucha de esa voz masculina “Hola campeón”. Es así: Entre nosotros no hacen falta palabras. Los dos sabemos que nada es más importante que uno con el otro, y el otro con uno. Empezó a tararear canciones antes que a hablar. Ahora canta en su dialecto que yo me atrevo a traducir. Anda por la vida pisando fuerte y apostando a eso que aún no conoce y que vuela a su alrededor, y son los sueños que lo corroen y lo desvelan. Su conejo de peluche casi no tiene orejas porque sus dientes nacieron a esos efectos, a esos fines, a esos resultados de morder para conocer. Y alza los brazos para alcanzar las nubes desde los hombros de su padre. Sus manos se estiran y hay carcajadas constantes porque le gusta el vuelo rasante de las palomas. Vigila, observa, nada es posible sin su libertad. Él sucumbe a sus pies descalzos y a la ausencia de remeras. Corre y se esconde en alguna esquina de la casa. Espía y lleva en su cabeza alas que yo veo, que yo percibo, que yo le anuncio, y él sube sus brazos para tocarse el cabello y decirme que no están, abriendo las palmas hacia fuera y levantando los hombros. Sabe todos los interrogantes porque no hay respuestas a esta gloria de vivir y crecer. Y va atrás de mis pasos como un apéndice de dicha que se me descolgó. Me abraza las piernas y pide que lo alce. Y desde mis brazos, pegado a la ventana, suspira vientos con aroma a magnolias que, seguramente, han venido a coronarlo.  
.

41 comentarios:

cleopatra dijo...

Lo presento a la sociedad blogueril:

El de la fotografía es mi hijo Fausto Quieto que el 19 de este mes, cumple catorce meses de vida.

Menage dijo...

nada de incipiente.
nosotros somos los incipientes.
hermoso. tierno.
que tengan buen año

La sonrisa de Hiperión dijo...

Vengo a echar un ratito en tu espacio, para llenarme de tus cosillas. Como siempre te agradezco tus comentarios en mi blog.

Saludos y un abrazo.

Patricia dijo...

¡Pero qué niño más guapo!

El texto, una delicia

BESOS

lauviah dijo...

Son pura energia diria que son el sol,,, y cuando llega la luna suelta su ultimo interrogante y lo convierte en afirmacion ( tienen ese poder jajaj),,,,,- ¿ sabes que te quiero??,,,
-si lo sé ,, y yo a ti tambien,,,

Felicidades a tu pequeño sol .

un saludo para ti.

Eduardo Alvarado dijo...

Cecilia, qué bonito! Me encantó!

Y tu Fausto en la imagen me recordó a mi Mateo a su edad... que edad tan bonita!

Un grandísimo abrazo.

federic dijo...

que lindo niño Fausto. Que nombre hermoso.
Es increible el asombro permanente que tienen los niños. Eso que los poetas no queresmos perder, je
pero que bueno. Aveces tropezamos con lo establecido de lo establecido, con esa maldita constumbre de mirar algo como si no valiera la pena.
Ellos no, son la pureza.

un beso che
esta todo cambiado por aqui
hasta tu foto de perfil
todo muy lindo

Trovator dijo...

Qué linda foto de tu niño, acompañado de grandes letras. Excelente mezcla.

Amor así, sin poder definirlo :)

Un abrazo!

cleopatra dijo...

Menage...es muy bueno lo que decís, es verdad que a medida que crecemos, somos menos acabados.

¿Qué pasó con tu blog? ¿Lo cerraste? :S Es una pena, una verdadera pena.

Te beso y te abrazo y un excelente año para vos!.

cleopatra dijo...

Hiperión...gracias por pasar siempre vos y dejar comentarios...hice lo mismo en tu blog en el día de ayer...asi que:

¡Cumplido! ;)

Un saludo

cleopatra dijo...

Patrix....wiiii, es una maravilla, es tan bueno y tan cariñoso.

Ando por otro mundo, lejos de lo cotidiano...(Shhh...a veces volamos)

Gracias siempre por tus palabras.

Se te quiere española

cleopatra dijo...

Lauviah...Son lo mejor que nos puede pasar. Sí que es un verdadero amor, por lo incondicional.

Gracias por pasar.

¡Un abrazo enorme para vos!

cleopatra dijo...

Queridísimo Eduardo!!!!

Es lindo mi Fausto ¿así que te hace acordar a tu Mateo? Eso me encanta. Y la edad claro que es bellísima, pero creo que los hijos son bellísimos a todas las edades.

(Nos descubren otros mundos)

En esta foto estaba cantando jaja

Un beso y un abrazo enorme...¿Qué pasó con tu blog? ¿Por qué lo cerraste?

TQM amigo.

cleopatra dijo...

Gracias Federic...sólo te digo algunas cosas...el asombro por lo desconocido, no lo podemos desaprender...los poetas (como vos) lo logran en la mirada de los que los leen...y mi hijo se llama así en honor a la obra maestra de Goethe.

(Desde que la leí hace mucho, supe que si tenía un hijo, ese sería su nombre)

Y sí que está todo cambiado, porque yo estoy muy diferente y muy feliz.

Un enorme beso Federic.

cleopatra dijo...

Gracias Trovator.

Y es verdad, es un amor que no soporta ninguna definición...

Te beso

Menage dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
cleopatra dijo...

Ok Menage.

Ya te escribo.

Besis

Horacio dijo...

¿14 meses? Esperá a que empiece a hablar y te llene de sus ocurrencias. No hay precio para eso

Beso grande

Eduardo Alvarado dijo...

Queridísima Cecilia,

Si que se me parece Fausto a Mateo, en esa edad y en una imagen muy similar.

Y como te dije, el texto me encantó.

La madre de Fausto es una magnífica escritora.

El blog, como casi todo, cumplió su tiempo.

Ahora toca empezar cosas nuevas.

Un beso enorme.

TQM

Acuarela dijo...

Gracias por tus comentarios sobre mi texto en el blog de Curiyú. Un abrazo desde Venezuela.

cleopatra dijo...

Eduardo...¿En serio? ¿La imagen también es similar?

Qué cosa más rara...¿No te parece?

Si la tenés a mano, pasámela por correo, porque me resulta muy difícil digerirlo. ¿Si?

Besos enormes para vos, para la escritora y para tu nuevo mundo.

cleopatra dijo...

Gracias a vos Acuarela, pero yo sólo hice mención al infierno al que bajaba Curiyú.

Lamento decirte que nada dije sobre tu publicación.

Un abrazo a mi querida Venezuela

1600 Producciones dijo...

El sentimiento definitivo...


Por otro lado: ya enmendaré mi falta, jaja.

Saludo y beso.

Moscón dijo...

Sigo estando Cleo.
A mis chicos,en esos momentos que describís,yo les pedía prestada el alma,antes que el mundo se encargue de abollárselas.Ahora van camino de la independencia,pero me apareció un as en la manga:
Un nieto y la panza de su madre crecen.

cleopatra dijo...

Horacio...ya anda por esos introitos. Y cuando comienza a hablar, no hay manera de callarlo jajaja.

Pero tener hijos, es la más maravillosa de las cosas que hay sobre esta tierra. Después, todo lo demás, pasa definitivamente, a segundo plano.

Te beso

cleopatra dijo...

Gracias por pasar Mariano 1600.

Y es verdad que es el sentimiento definitivo, es más, es el único definitivo.

Che Dream Team, está bien que elijas los blogs que te parecen los mejores de la blogosfera, pero de ahí a enrostrarnos a todos los demás que te seguimos, semejante distinción a la que no accedimos, raya en el mal gustoooo! jajajaj

Beso Marian

cleopatra dijo...

Querido Moscón...gracias por dar señales de vida. Te aseguro que somos muchos los que te seguimos. Es fantástico tu blog. No te pierdas.

Y sí...las almas de los pequeños tienen aroma a puro y es allí en donde debemos cobijarnos y tratar de que el mundo no se las abolle demasiado.

Sabía de un futuro nieto. Eso debe ser fantástico...tu hija vuelve a vos recién nacida...otra vez.

Te beso y te abrazo

Carlos dijo...

Ninguna sensación se me ocurre que pueda ser mejor que las que nos presentas.

Ricardo Miñana dijo...

Muy tierna la imagen, gracias por compartir tu buen texto.
un placer leerte.
feliz semana.

Curiyú dijo...

Catorce meses??? Puta madre!!! Es muy grande o sólo parece???
Choluleces aparte, bellísimo escrito que surge de la belleza.
Un abrazo.

Yoni Bigud dijo...

La felicito por tan bonito crío.

Un saludo.

cleopatra dijo...

Carlos...es que no hay nada que lo iguale.

(El amorío es mutuooo)

Te beso!

cleopatra dijo...

Gracias Ricardo.

Es que estoy totalmente inspirada con esta criatura.

Te beso

cleopatra dijo...

Curi...¡El padre mide 1.90! y creo que la espalda que está desarrollando es la de él.

Pinta que va a ser hermoso (ya lo es) y alto!!! jajaja

Gracias por pasar.

Abrazo

cleopatra dijo...

Gracias Yoni. Es lo mejor que puede decirme amigo.

Un abrazo enorme

Felis Nasal dijo...

Cecilia: mi abrazo para vos y felicitaciones por tu hijo (abrazá también al padre, que mucho tiene que ver, che!!!). Sin duda que los hijos te cambian la vida y dejás de ser un poco vos para ser ellos también. Ya nunca más serás Cecilia ciento por ciento. Y eso es lo bueno... Un beso grande

cleopatra dijo...

Felis...qué lindo que pasaste :)

Claro que no soy la misma, miro de otra manera la realidad. Uno deja definitivamente de ser el centro del mundo...trascendemos ¿no?.

(Y entre nosotros, no hace falta que me digas que tengo que abrazar al padre, porque lo hago y mucho pero mucho!!!)

Lo elegí para estar con él hasta el fin de mis días...ojalá sea así.

Enormes besos amigo

Rob K dijo...

¡Hola Fausto! Sos el rey del universo familiar, dejate mimar y malcriar tranquilo y obedecé de vez en cuando, para desconcertar nomás...

La condesa sangrienta dijo...

Cleo, felicitaciones dobles por tan bello niño que inspiró tan bello post.
La maternidad es una permanente floración.
beso enorme

cleopatra dijo...

¡Muy bueno lo tuyo Rob! Me encantó y me dejaste sin palabras.

Repito hasta el cansancio: TQM

cleopatra dijo...

Gracias Condesa...este chico se lleva todo mi amor y es cierto, ser madre es una constante floración.

Mejor dicho, imposible Rete;)

Te abrazo