Seguidores

14 de octubre de 2010

magdala

.

Sentada al borde de la silla, dejaba ver sus bragas tan rojas como su sinuoso vestido. Había advertido que el amor era cosa del pasado, de hace muchos años, tantos como la humanidad tarda en reproducirse y más aún. Señalaban sus ojos la estirpe escrita en el primer libro, el castigo al que la querían someter y la dulzura con que untó los pies de su hombre más de una vez. Ella que expulsó demonios de su cuerpo y que adulteró la fidelidad momento tras momento, recuerda sólo a uno, el que la creyó entera de toda entrega. Y así fue. Sabía que la llamaban de diferentes maneras, porque así lo quiso, porque así lo pergeñó. Sus ojos giraban en imágenes borrosas y escupía herrumbre ennegrecida. Acarició sus caderas como miel viscosa. Esas mismas que ansiaban recorrer otra vez el camino hacia aquellos brazos, hacia  aquél púlpito carnal, hacia la restauración de la sangre agolpada y el vuelo del goce en los cielos. Se erizó y burló la transpiración de sus pechos. Esperaba seguir el sendero de pezones erectos y saliva blasfemante entre sus piernas. La mueca de su boca frente al espejo, le demostró que su ingenuidad almística se había atorado en el pasado. Ya nada era calma en su torrente. Se acordó que faltaban tres clavos para la empuñadura de su picaporte de madera y quedó perdida en una atmósfera de tinieblas. Sus años no existían, habían desaparecido de un plumazo para su suerte. Así era bella, lo suficiente para poder elegir seguir follando con los sicarios de dios y regurgitar en sus rostros, las desdichas escritas y reproducidas por todos los vientos.
.

37 comentarios:

Patricia dijo...

Seguir follando con sicarios me parece uno de los mejores motivos por los que una desearía seguir viviendo.

Muy bueno!!!

sonoio dijo...

una opinión
creo que la eroticidad de tús escritos, se dá en el momento de escribirlos


lo digo costándome mucho hacer un comentario a vuelo de pájaro


beso

Ménage à Trois dijo...

muy delicado el hilo del texto.
excelente.
abrazo

Rob K dijo...

(No da respiro la intensidad de tu texto).

Arduo destino el de las magdalenas. Deseadas, buscadas y amadas, generosas con sus cuerpos, y por eso mismo tratadas como indignas. La original encontró un hombre a quien no importó su triste fama y la bendijo. Muchas son las que esperan en vano que alguien, uno cualquiera, las bendiga.

Te saludo.

Rob.

Manolo Jiménez dijo...

¡Cuántas Magdalenas creo conocer!

Y qué bien las retratas.

El texto es de una intensidad que abruma, que atrae, que te fagocita.

Abrazos.

cleopatra dijo...

Patrix...todas somos en algo parecidas a Magdala.

¡Un beso enorme!

cleopatra dijo...

Sonoio....¡es verdad!

Un beso y abrazo para vos

cleopatra dijo...

Gracias Ménage...muchas gracias.

Te beso

cleopatra dijo...

Rob...totalmente cierto.

Miles de magdalenas esperando en vano un gesto misericordioso, aunque más no sea...

Como siempre, es un enorme placer para mí, que aparezcas por acá.

Un enorme beso

P.D.: María de Magdala tuvo suerte, fue elegida por alguien, hasta que éste, fue sacrificado por su padre.

cleopatra dijo...

Manolo...gracias y si las retrato bien (como vos decís) es porque las observo y se a qué se someten.

Yo, brindo por ellas...

Abrazo

Gregorio Kolbe dijo...

Lentamente se han ido sublimando las sensaciones en mí, al tiempo que avanzaba sobre el texto. E imagino tu mano, dulce, dibujando palabras con destreza. Es entonces cuando más te admiro.

Tienes hoy algo de Verónica.

Un enorme beso, bella Cleopatra.

cleopatra dijo...

Greg querido...y sí, es verdad, descubriste que voy de la mano con Verónica en estos trazos.

¿Vos me admirás? ¿Justo vos del que admiro todo ese bello romance con las letras?

Te beso, te beso, te beso....

Un honor que hayas estado acá.

Yoni Bigud dijo...

Intenso retrato. Un recorrido interno muy bien plasmado. Todas las sensaciones que transmite están maravillosamente logradas. Mis felicitaciones.

Un saludo.

Yoni Bigud dijo...

Y... 14.

Perdón.

Syd dijo...

Tienes una forma de escribir que te hace muy singular, tu talento se nota a las dos lineas, muy bien chica.

Un besote!

Oscuro dijo...

con esta entrada tan cinco estrellas...

muy bueno!

Horacio dijo...

Un relato muy intenso, me provocó cierta angustia que folle con su sicario, como decís.

El relato, excelente, como la música que acompaña la entrada

Beso

gustavo dijo...

Excelente texto. Me gustó mucho. Eres talentosa realmente. Abrazo

H. Chinaski dijo...

La Magdalena, un mito que has retratado a la perfección actualizando la época, pero seguro que con los mismos pensamientos que describes en tu post
Enhorabuena, Cleopatra.
En mi opinión esta muy bien escrito.
Tu pluma mejora día a día

Mil besos

Pd: Gracias por tu visita y por la exposicion del premio ;)

Maloperobueno dijo...

Me gusto mucho, hacia tiempo que no me colgaba a leer alguna historia de este talante,

Saludos

Meme dijo...

imposible que no aparescan roedores cuando uno lee este relato.-

brasil dijo...

hermosamente bello

cleopatra dijo...

Yoni...Gracias. Imagino la tortura por la que deben pasar, los agravios, los golpes y demás...

Nada es fácil para estas mujeres.

¡Te beso!

P.D: Sí...qué cosa ¿no? el mismo número que me tocó a mí en tu blog.
¿Lo jugamos?:P

cleopatra dijo...

Syd...Gracias por tus halagos y digamos que los traslado a tu manera de escribir.

Tenés un blog magnífico.

Te beso

cleopatra dijo...

Oscuro...muy buena tu síntesis.

Te beso campeón :)

cleopatra dijo...

Horacio...la angustia que te provoca es la que también me provoca a mí, pero cuando hablo de los sicarios de dios, ahí, justamente ahí, estoy homenajeando a la primigenia María Magdalena, la protegida de Jesús.

Si hablamos religiosamente (algo muy lejano para mí) dios sacrificó a su hijo y a ella también, tanto, que se multiplicaron.

Siempre gracias por pasar. Un placer.

Va beso

cleopatra dijo...

Muchas gracias Gustavo y un placer recibirte en mi casa:)

Abrazo para vos.

cleopatra dijo...

Chinasky...Magdalena hay una sola, que son varias, muchas...demasiadas.

Gracias por tus elogios y es a vos que agradezco el regalo. Me encantó.

Beso amigo.

cleopatra dijo...

Maloperobueno...colgate más de una vez de historias contadas por otros.

La realidad, apesta.

Besoooo y gracias.

cleopatra dijo...

Meme...bienvenidos sean entonces ;)

Gracias por pasar :)

Beso

cleopatra dijo...

¡brasil...! te pesqué una vez en un comentario no se dónde y me pareciste copado, de esa clase de gentie que no hay que perderle las pisadas...y que agrego a mi columna de la derecha :)

(No se si fue en lo de Steff...), pero resulta que no podía entrar a tu blog.

¡Ahora es el momento!

(Y te sigo)

diosesargentino JULIANO dijo...

Muy bueno tu posteo, sos muy creativa. saludito.

cleopatra dijo...

Gracias...Juliano.

Un...saludo...para...vos

efa dijo...

Y yo a ti.
Buenísimo el Sabinazo
Te sigo leyendo
efa

cleopatra dijo...

¡efa! Gracias por pasar.

(Y el Sabinazo es maravilloso)

Me gusta mucho tu blog y tu estilo.

Te beso

La condesa sangrienta dijo...

Precioso texto que reivindica a las Magdalenas desde aquella primera que se consagró amando, según sabía.

cleopatra dijo...

Condesa...gracias. Siempre las consideré mucho más que a las señoras paquetas.

Por las Magdalenas...salud!!!