Seguidores

8 de diciembre de 2008

razonadamente

"Soy imbécil, por supresión del pensamiento, por malformaciones de pensamiento, estoy vacante por estupefacción de mi lengua.
El Pesanervios
(Antonin Artaud)
.
Se había trepado a una esquina del olvidoolvidoolvido. Pero las voces, esas impertinentes y agudas, jugaban dentro de su cabeza. No se apiadaba de estar internado dentro de una burbuja ácida y acre. Al contrariocontrariocontrario. Miraba a su alrededor sin ver. Nunca supo hacerlo. Los puntos seguidos y los puntos y aparte le decían que debía darse vuelta en la camilla para comenzar un nuevo sueño en vigilia. La pared del norte le indicaba la dicha del escapeescapeescape, cerca del limbo y a cuestas de la desesperación. Sombras de un amor lo cubrían y abrigaban del encierro. La pared del sur le inventaba guerras y rebeldíasrebeldíasrebeldías. Atrofias y bocetos. Lo que no fue y lo inesperado. Nadie nunca lo pensaba. Todos los humanos eran enclenques remembranzas y hastíos . La rendija de luz se apagaba. Era la noche de algún día que no distinguía. Pero mejor. Más claro es vivir en la ignorancia de los sucesossucesossucesos. En la intemporalidad de los vientos y de los lugares. Puntos seguidos de tramas que sabían de precipiciosprincipiosprincipios. Puntos. Puntos. Puntosseguidos. Bitácora vacía . Aguja punzante. Se había trepado a una esquina de sus ojos ciegos, pútridos. Voces quebrantadas lo hundían en la no existencia. Puntos. Puntos. Puntosyapartesyapartes. Idas y vueltas en la camilla acorazado de terror. No lloraba más esas hojas que olían a cartas sin destinatario. Cartascartascartas. Letras que se perdieron en su historia. Era la hora de dormir. Los de blanco le adosaron sustancias sin resistencia. Resistirresistirresistir. Se durmió no sin antes llorar. Llorarllorarllorar. . ateniense .

13 comentarios:

Pablo dijo...

Hola ateniense.
Solamente darte las gracias por pasarte por mi blog.
Te enlazo para estar más en contacto.
Un besoooooo!!!
http://pablocine.blogia.com

ateniense dijo...

Es que Pablo, ya me tenías linkeada.
Soy la que antes creó Voluptuosos Interiores.
La mesma!:)

Besooooooo

Helena dijo...

Muchas gracias por tu comentario

slds

ateniense dijo...

Helena: Merecidísimo

Un abrazo

Luc dijo...

No entendí exactamente lo de las repeticiones, pero me gustó la cita de Artaud, ahora sé como definirme:

Soy imbécil por malformaciones del pensamiento. Porque en el fondo sigo creyendo que en el pensamiento bien formado está la libertad y el placer.

Un beso

Иосиф dijo...

me gusta el tono joyceano que tiene el escritos, esta muy bueno, besito

Laly dijo...

Ah, no se porq no te quedás quieta en un lugar. Para encontrar este blog tuve q andar preguntando. No iba a decir nada, pero le contesto a Luc, decime, los locos no repiten hasta el cansancio?
Me pa q es por eso.
Beso Ceuz y beso a Moyix q ya veo que se juntaron!!! :)

ateniense dijo...

Luc: A los que llamamos dementes -cuando creo que no lo son más que nosotros- y que sufren el terrible encierro producido por la psiquiatría de moda, suelen, más de una vez, repetir ciertas palabras. Nunca supe porqué.

En la repetencia (parece) está la rebeldía del encerrado.

Eso quise significar.

Beso enorme

ateniense dijo...

Иосиф: Gracias por tu comentario. De corazón.

Beso

ateniense dijo...

Laly: ¿quedarme quieta? Imposible.
Y veo que las dos sabemos de locos y de atar:)

Beso enormeeee

Luc dijo...

Atenea y Laly, no saben la alegría que me dan!!! Detesto la repetición, así que hay menos posibilidades de que esté loco! :)

Un beso

Pettgus dijo...

Seria muy extraño pensar que en la mente de algunos de aquellos que han perdido la coherencia, envueltos entonces en sombras y tempestades,la unica forma de aferrarse a una idea y retenerla en ese vendaval, sea la obsesiva actualizacion del signo que la representa?.

En cierto sentido, vivimos repitiendo cosas y aferrandonos a ideas que sin más, un dia, perecen en alguna tormenta interna.

bueno, quien sabe...
ni siquiera se si estoy diciendo algo coherente.

bien, ya arregle el link.
Saludos, inspiracion y exitos..

ateniense dijo...

Queridísimo Pettgus: Todos llevamos sellos que ¿nos separan de la locura?

Las tempestades, algunos -aún- podemos hacer de cuenta que las superamos.

Otros, optan, quizás, por lo más sencillo: Si el mundo de cuerdos es ésto que vemos...mejor la demencia.

Y creo que es el mayor acto de salud mental.

(Y mi opinión es tan relativa...!)

Un beso enorme y gracias por cambiar el enlace de mi blog y por pasar.